Notice: Undefined index: HTTP_ACCEPT in /var/www/vhosts/clinicadentalbergesnieto.com/httpdocs/wp-content/plugins/wp-enable-webp/wp-enable-webp.php on line 26
class="post-template-default single single-post postid-34688 single-format-standard custom-background no-webp-support et_monarch et_pb_button_helper_class et_fullwidth_nav et_fullwidth_secondary_nav et_fixed_nav et_show_nav et_pb_show_title et_hide_fixed_logo et_secondary_nav_enabled et_primary_nav_dropdown_animation_expand et_secondary_nav_dropdown_animation_fade et_header_style_left et_pb_footer_columns3 et_cover_background et_pb_gutter linux et_pb_gutters3 et_smooth_scroll et_right_sidebar et_divi_theme et-db">

Muchas personas temen ir al dentista. Su miedo al dolor les puede llegar a producir ansiedad, estrés y malestar en los días previos a su cita y durante la misma. El desconocimiento hacia los tratamientos, los avances y los nuevos medios con los que hoy contamos los profesionales de la salud, influyen incluso en su decisión por ir retrasando o evitar su visita a la consulta. Para esas personas que sufren con solo pensar en su próxima visita al odontólogo. La sedación consciente es una solución mucho más eficiente que numerosas técnicas de relajación recomendadas para controlar el miedo al dentista.

La sedación consciente ayuda de una manera muy eficaz a controlar los nervios y a eliminar del cuerpo toda tensión, induciendo al paciente a un estado de relajación y confort.

 

¿Qué es la sedación consciente?

Muchas personas opinan que la anestesia es la mejor opción para no enterarse de nada durante la intervención. La anestesia elimina la sensibilidad de la parte que sera intervenida y es perfecta si no padeces otros temores. En caso contrario, el tratamiento más eficiente es la sedación consciente.

 

Existen tres tipos de sedación dental:

  1. Inhalatoria: el paciente respira a través de una mascarilla una mezcla de oxígeno y óxido nitrógeno, la cual relaja sus músculos y lo deja en una situación de relajación total. El gas actúa con gran rapidez y tras la intervención, es posible que el paciente tenga un leve grado de amnesia.
  2. Intravenosa: es la conocida como anestesia general y suele ser utilizada en las intervenciones quirúrgicas de larga duración. Para su aplicación se requiere de la presencia de un anestesista que controle la dosis proporcionada y el pulso cardíaco del paciente.
  3. Sedantes orales: deben tomarse unas horas antes al inicio de la intervención y bajo prescripción médica. Esta sedación hace que no se pierda la consciencia, sin embargo, el paciente sí puede sentir somnolencia, una relajación máxima de todo su cuerpo e incluso mostrar lentitud en los movimiento y reflejos.

El especialista indicará el tipo de sedación consciente más eficaz en cada caso. ¡No te olvides de indicar si tienes alguna alergia o has experimentado complicaciones en ocasiones anteriores, especialmente con la anestesia local! Ayudar a relajarte es muy útil, pero por encima de todo está el cuidado de tu salud.

Share This